miércoles, abril 13, 2011

Inclinación Vertiginosa






Inclinación vertiginosa
Regocíjensen ¡oh jóvenes! En su juventud…
Eclesiastés

Te preguntas ¿porqué mi alma se siente proclivemente inclinada a los sabores que deja el malévolo placer? ¿Porque siento que hago una acción en los terrenos del mal y algo dentro de mi siente culpa o arrepentimiento? El yo sondea los terrenos de la moral, el egoísmo es una reputación innecesaria; como la voluntad es un ser absoluto que no importa donde vaya, que sentido lleve. El viento no tiene dirección sino direcciones. Es el pensamiento que desborda ideas en la historia. Es la acción humana la que trasforma el contexto. Es la costumbre y la imaginación de los hombres la que inventa las religiones. Pero de todo el mal regado en el mundo, no es la humanidad la que ha fracasado, sino los individuos. La humanidad se destruirá a si misma cuando se de cuenta, realmente, la miseria que ha edificado. Querías que diera una explicación de la razón del suceso, sin embargo, intento no herir susceptibilidades ajenas a nosotros; porque nosotros somos una categoría. Lo sé; una amalgama para mi muela. Ya rompiste, con tu hermano, acuerdos morales, ahora te considera una puta. Pero, para ti y para mi, las putas son baldíos desolados donde crecen a la fuerza flores hermosas. Un día te levantaste, y te diste cuenta de la ironía del mundo, enseguida pensaste en Buda, sobre la enfermedad, el dolor, la vejez y la muerte.
Al mismo tiempo que escuchabas los Nibelungos de un artista alemán, y las suplicas de tu madre que no surgían ningún efecto en ti; te habías convertido en arma pulsante y firme. Hallabas satisfacción en aquellos videos que protagonizabas con gente extraña e igual de desatinados que tu. Llamaste al cielo, cielo.., a la tierra, tierra.., y al infierno, en una concepción costumbrista, un paraíso donde los sátiros se revuelcan con las barraganas en retumbos de tambor que marcan el exceso de aquellas bacanales orgiásticas. La meta, el olvido de sí. El fin, el placer sobre todas las cosas. El medio, no lo existe. Tu pesimismo excede los límites ordinarios. No hay asunto más miserable que cuestionar aspectos de educación. Está lo que no queremos, podemos decidir, detener absurdos y contemplar la vida.
Hallaras claridad después del conflicto, en la ruptura rotunda nacerás. Sin embargo, es muy optimista para pensarse, algún aire romántico parece. No es más que el comienzo de una batalla real consigo y lo otro. Mal y bien quedan mal parados, porque no hay mal que no se construya ni bien que por sí, solo venga. Solo es el comienzo de lo nuevo, como toda historia mantiene un drama, el drama de esta vida se llama tragedia. Los paraísos perdidos ya no existen, aquí solo hay selva con lluvias todo el año. Ahora te pido, muy cortes mente, devuélveme mis poemas robados, mis videos pecaminosos y mi maquinita para escuchar música.

No hay comentarios.: